Opinión | Open Trujillo

Adios a la nota 20

El enfoque de competencias.
Por: Marino Lavado

marino-lavado

En estos días la polémica, sobre como calificar a los alumnos de Secundaria, ha despertado muchos sentimientos y emociones. Por un lado, tristeza, porque nunca más podrá un alumno sacarse el tan anhelado 20 por más esfuerzo que haga. De la cabeza de los docentes también tendrá que desaparecer la idea de cómo hacer que sus estudiantes aspiren a la nota máxima.

En principio, no pretendo hacer una opinión académica. Sin embargo, iniciaré hablando de Paradigmas. En el mundo, la Educación está basada en los paradigmas que imperan en un determinado tiempo histórico. En el Perú estamos en una transición de un paradigma a otro. Por un lado, durante muchos años ha dominado el paradigma que tiene como concepción el aprendizaje basado en contenidos y ahora se pretende poner en práctica el paradigma que ve al aprendizaje como el desarrollo de competencias. Es importante que entendamos eso, de lo contrario no entenderemos el por qué se debe evaluar cualitativamente y no por la escala vigesimal, tal y como se ha venido haciendo en el Nivel Secundario y aún persiste en las Universidades.

Un caso anecdótico. A Cuevita, el 10 de la selección peruana, que tantas alegrías nos ha dado. En una ocasión, su profesor de Educación física lo desaprobó, a pesar que el talento mostrado hacia los deportes lo tenía desde pequeñito, no solo para el fútbol; sino, para todo tipo de deportes. Si tenemos en cuenta el enfoque de Competencias, no es posible que un niño con esas cualidades desapruebe. Pero si nos basamos simplemente en el desarrollo de contenidos, ahí sí, porque a lo mejor rindió mal un examen, se portó mal alguna vez y sacó cero.

Einstein, uno de los más grandes científicos de la humanidad, desaprobó en los primeros años de estudios. ¿Por qué? Porque había sido trasladado a otra ciudad y no dominaba el idioma. Los docentes que recibieron al alumno no miraron para nada las cualidades de aquel brillante alumno, solo se basaron en resultados de aprendizaje memorístico.

nota20

En los dos casos mencionados anteriormente, no se tuvo en cuenta los desempeños de los alumnos. En el caso de Einstein le ha quedado como una marca de que fue mal alumno, pero la historia lo ubicó en el sitial que se merece. A Cuevita, no le importó las notas obtenidas y de igual forma, siguió adelante.

¿En qué consiste el Enfoque de Competencias? Vamos a ejemplificarlo. Supongamos que tienes tu carro malogrado, posiblemente pienses en el mejor mecánico. En ese momento, un buen amigo te dice: “Jorge es el mejor mecánico de Trujillo”. Te vas a Jorge y efectivamente, tu carro queda como nuevo. Encima, te ha cobrado barato. Cuando te despides le dices – Excelente hermano. Me voy muy satisfecho de tu trabajo. Lo que estás haciendo es una evaluación basada en el buen desempeño del mecánico. Pero también puede haber otro mecánico, que lo tiene varios días el carro y no pasa nada. Entonces dices este es un aprendiz. Puede haber un tercer mecánico, que lo hace masomenos o regular. Como nos daremos cuenta, la evaluación en la vida misma se da así. Constantemente evaluamos y esa evaluación no tiene que ver con números, sino no más bien, observas a alguien como actúa y vemos el desempeño si ha sido: Malo, Regular, Bueno o Muy Bueno.

El Enfoque de Competencias es eso, en términos muy sencillos, tienes un problema o un desafío y por consiguiente, actúas. En el caso del mecánico, para actuar tiene que tener muchos conocimientos de Matemática, Física, Química, etc. Sin embargo, solo con los conocimientos, no es competente; sino más bien la combinación de ellos, en algún campo de actuación, le hace competente. Pero esa actuación debe estar basada dentro del marco de principios éticos. El problema de la Educación actual está ahí. Solamente se ha venido evaluando conocimientos, por medio de la escala vigesimal y exámenes. Ya vimos que solo los conocimientos no le hacen competente a nadie. Es por eso que se pretende cambiar la mirada de, simplemente, los conocimientos a una mirada del desarrollo de competencias.

El magisterio y la sociedad en general tiene que entender. No se trata de cambiar letras por números simplemente. Se trata de cambiar, primero la concepción que tenemos de aprendizaje, para luego ver cómo sería la mejor manera de medir dicho aprendizaje.

———————————————————————
NOTA ANTERIOR: LA SILLA

La Silla




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *