Opinión | Open Trujillo

Bebés y niños en prisión

La Columna
Por: Michelle Ramírez Odar

michelle

Alrededor del mundo existen niños viviendo prisioneros, cumpliendo condena, involucrados a su corta edad en el sistema penitenciario acompañando a la persona que les dio la vida… al lado de su madre. Encarcelados por un sistema de justicia poco justo para quienes no pidieron nacer. Estas deficiencias del sistema tienen un efecto negativo en el desarrollo del menor. Tal es el caso que en Noruega no se permite.

Un informe de Quaker United Nations Office (2007) señala que los niños experimentan una gran cantidad de problemas psicosociales al vivir en la cárcel. El comité de los Derechos del Niño (2005) recomienda que el Estado en parte examine la práctica, con miras a que estas estadías se limiten a los casos en que se atienda al interés superior del niño, y que vele porque las condiciones de vida sean propicias al desarrollo armonioso de su personalidad.

Según las reglas de Bangkok, el régimen penitenciario debe ser flexible con las embarazadas, madres lactantes y madres con hijos. Las cárceles en la mayoría de casos no cuentan con espacios adecuados que permitan al niño crecer en óptimas condiciones. Sin embargo, se dan casos en países como India, donde las mujeres embarazadas deliberadamente cometen delitos para ser encarceladas y poder beneficiarse así sea de lo mínimo de alimento, atención médica, incluso de un lugar para dar a luz, siendo la cárcel preferible a las condiciones del exterior.

bebes

Se han desarrollado diversos programas para que no se vea mermado el desarrollo del menor. En Argentina existe un programa llamado “Melodías desde adentro”, el cual utiliza la música para fortalecer el vínculo madre e hijo durante y después del embarazo. En Afganistán tienen su propia escuela en la prisión de Policharki, y en la cárcel de Preungesheim, en Alemania, hay un cocinero que enseña a las madres a preparar la comida en la unidad de madres y niños. Los intentos por velar por el desarrollo pleno del niño no son del todo efectivos, tal es el caso de las madres lactantes presas en Camboya, donde 7 de cada 10 aseguran no producir suficiente leche para alimentar a sus hijos por la alimentación limitada que ellas reciben.

En el caso peruano, un informe del INPE (2017) asegura que tiene a su cargo a 178 niños, predominando los menores de 1 año. Los establecimientos que albergan a mayor cantidad de niños son: E.P. Mujeres de Chorrillos, E.P. Anexo Mujeres de Chorrillos y E.P. Huánuco. El INPE les debe brindar albergue, alimentación, educación, entre otros. Está permitido que el niño viva con su madre hasta los 3 años de edad y por increíble que parezca algunos de estos niños fueron concebidos en visitas conyugales.

Un albergue que garantice el desarrollo pleno de ellos hace falta, así las madres cumplirían su condena sin preocupación de lo que les pueda pasar a sus hijos mientras no están con ellas, concediéndole visitas periódicas.

——————————————————————————————————————–
NOTA ANTERIOR: LOOKENDO

Lookendo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *