Revista | Open Cultura

EL DORADO

“LA CALETA QUE BRILLA”
Por: Erick Aquino Montoro (Fotógrafo, Realizador Audiovisual y Consultor en Ecoturismo).
Agradecimiento: Municipalidad Distrital de Nuevo Chimbote.

erik-aquino

Hablar de Chimbote es recordar en el colectivo social aquella ciudad que en otrora fuese el puerto pesquero más importante del mundo y uno de los principales centros de producción de acero a nivel internacional. Al parecer el estigma del olor a pescado, de la contaminación y de la delincuencia, hicieron que este puerto sea menospreciado; sin embargo, un Nuevo Chimbote asoma y sorprende con sus planes de desarrollo urbano que impulsan el turismo y la conservación de sus recursos naturales.

Durante muchos años la mirada turística hacia el potencial natural de Nuevo Chimbote estuvo olvidada. Los problemas políticos, económicos, sociales y ambientales crearon conflictos y situaciones que opacaron la gestión multidisciplinaria y participativa para aprovechar las condiciones geográficas que posee, e impulsar el turismo como una forma de desarrollo para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Las características mencionadas están dadas por su ubicación estratégica casi al centro del país, por estar entre dos bahías: la bahía de Chimbote y la bahía de Samanco, la península del Ferrol, por tener islas frente al distrito y lo más importante, por contener a tres de los valles más fértiles de la costa peruana: Los valles de Nepeña, Lacramarca y del Santa.

Este proyecto ha sido iniciado por la nueva gestión municipal hace un par de meses, conjuntamente con la comunidad de Villa María e inversionistas privados del rubro hotelero y de restaurantes, teniendo como objetivo impulsar las playas ubicadas junto a la caleta de pescadores de “El Dorado”.

playa

Para visitar el nuevo circuito de playas, se tiene dos ingresos: el tradicional que parte desde el restaurante Costa Verde, y el nuevo acceso al costado de Plaza Vea, que es la nueva carretera y se proyecta a tener un boulevard para el próximo año.

Este circuito comprende los humedales de Villa María, la playa el Hipocampo, la Zona de los Flamencos, el cerro El Dorado que por sus características únicas posee flora y fauna de comunidades lomales, la playa La Poza, Caleta Colorada y El Dorado. En todas ellas se puede realizar una serie de deportes acuáticos, observar paisajes y aves, disfrutar del mar transparente y de la arena dorada; complementando la experiencia con la variada oferta gastronómica de platos típicos de la costa, sierra y selva de nuestro país.

Como en todo emprendimiento participativo e inclusivo se dan desafíos y oportunidades de mejora. Los desafíos están en la educación ambiental para que visitantes y miembros de la comunidad tengan las playas limpias, ofrezcan una buena calidad de servicios de alimentación y hospedaje al turista, tengan una mejor organización comunal para evitar conflictos internos, y mejoren la infraestructura del embarcadero artesanal que permite la visita de Caleta Colorada y las loberas.

———————————————————————
NOTA ANTERIOR: EL OJO Y SUS RAZONES

El ojo y sus razones.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *