Revista | Open Trujillo

GALLINAZOS SIN PLUMAS

El Elenco de Teatro de la Casa de la Juventud presentó el cuento de Julio Ramón Ribeyro.

Por: Erika Rojas

Hambrientos, en harapos y miserables, viviendo como esclavos son obligados a levantarse apenas canta el gallo para ir en busca de migajas a los basureros.

Explotados por su abuelo arrogante y de perverso cariño, como gallinazos de oscura túnica son lanzados al cúmulo repudiado, buscando desechos de alimento para el cerdo que cría el anciano y que ocupa el trono real de la casa.

Los Gallinazos sin plumas, es un cuento peruano escrito por Julio Ramón Ribeyro (1955). La trágica realidad plasmada en una narración literaria fue interpretada teatralmente por el Elenco de Teatro de la Casa de la Juventud, en el Teatro Municipal de Trujillo.

Un abuelo criado con la misma crueldad con la que se comunica con sus nietos, mantiene una postura patriarcal y aunque en lo más profundo de ese viejo corazón logre sentir algún remordimiento por la vil crianza que presume, su orgullo es más devastador.

Los hermanos, Efraín y Enrique, refugiaban su dolor en un cachorro que habían encontrado en uno de los basureros, y que luego fue lanzado por el abuelo para saciar el hambre del animal que se lo devoraba sin detenerse.

Una historia de trama funesta y abismal que relata la situación de muchos niños, niñas y adolescentes que vivían en la extrema pobreza, sin padres que cuiden de ellos y muchas veces el amor de los parientes no es lo esperado.

Una interesante producción que desarrolló la Casa de la Juventud con más de 20 estudiantes de distintas universidades de la ciudad de Trujillo.

El promotor de elencos juveniles de la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT), Francisco Huamán Sánchez expresó que las autoridades de la ciudad deberían priorizar temas culturales como la música, el baile, el teatro, con el propósito de alejar a los jóvenes de la delincuencia ya que los centran en actividades productivas.

——————————————————————————————————————–
NOTA ANTERIOR: VALS TONDERO Y MARINERA

VALS, TONDERO Y MARINERA




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *