Revista | Open Trujillo

LA BATALLA DE TARAPACÁ

El recuerdo victorioso que dejó Andrés Avelino Cáceres.

Por: Erika Rojas

Dentro del conflicto de la Guerra del Pacífico se libró la Batalla de Tarapacá, el 27 de noviembre de 1879, en la que participó el coronel ayacuchano Andrés Avelino Cáceres.

El Perú se desangraba a cada paso que avanzaba el ejército chileno, el escuadrón invasor deseaba las riquezas de nuestro país y lo superaba cuantiosamente en armamento y tropas.

Cáceres era un líder respetado por sus tropas pues él ya hablaba quechua lo que constituyó una fortaleza que le permitía una buena comunicación y respaldo del pueblo andino en momentos de guerra. Cada soldado armado, temeroso de morir, hinchaba el pecho con orgullo patriota para luchar por su hogar y su familia.

Cáceres, con su ingenio militar, al enterarse del ataque sorpresivo de Chile traza una estrategia contraofensiva y desplaza a sus batallones Zepita y Dos de Mayo por los cerros, preparándose para el sangriento encuentro en la quebrada de Tarapacá.

En el momento en que los subordinados chilenos se encuentran vulnerables la infantería peruana ataca y estalla la batalla, las balas rompían el silencio y callaban la voz del enemigo en una cruzada temeraria y victoriosa que fue plasmada en diversas obras de arte y expuesta en los museos más reconocidos del país.

El coronel Cáceres participó en muchas contiendas al servicio de su patria, su presencia era imprescindible en los combates en los cuales no murió ni fue atrapado por sus verdugos porque usaba el conocimiento sobre los terrenos de la sierra liberteña para escabullirse y atacar sorpresivamente, por lo que se ganó el apodo de “El Brujo de los Andes”.

Junto a otros íconos de esta batalla como Belisario Suárez, Isaac Recavarren, Francisco Bolognesi, Guillermo More, Alfonso Ugarte, entre otros, Cáceres logró proteger al Perú, un país cuya libertad tiene su sello.

En su apasionado deseo por convertirse en presidente asume el gobierno desde 1886 hasta 1890 periodo en el cual buscó reactivar la economía peruana promoviendo la inversión extranjera y el pago de la deuda externa; es así que se firmó el Contrato Grace.

Finalmente, el 10 de octubre de 1923, el imbatible Andrés Avelino Cáceres falleció, su funeral tuvo asistencia multudinaria gracias a su desempeño militar.

——————————————————————————————————————-
NOTA ANTERIOR: LA SILLA

LA SILLA




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *