Opinión | Open Trujillo

LA CULTURA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN.

Por: Erika Rojas. Ilustración: Leslie Molina

erika leslie

Nos avergonzamos de lo que somos y adoptamos culturas extrajeras que extinguen nuestro valor.

En el conversatorio “Construcción de la identidad nacional desde la identidad local” a cargo del Biólogo y miembro de la Asociación Perú Cultural, Gustavo Ywanaga Reh, se resaltaron temas de desarrollo humano desde el contexto cultural como lo es la identidad; tener conciencia sobre lo que somos y lo que nos antecedió se convierte en un arma poderosa de progreso colectivo sostenible.

Las nuevas generaciones al estar expuestas a la globalización pierden su propia identidad cultural, aquello que los caracteriza del lugar de donde provienen. Nos avergonzamos de lo que somos y adoptamos culturas extranjeras que desplazan, casi hasta el punto de extinguir, nuestra propia cultura. Perdemos valor.

En el 2016, el Ministerio de Cultura Peruano registró la desaparición de 37 lenguas nativas de las 420 que se estiman existen en América Latina. Asimismo, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) resalta que “con la pérdida de una lengua, se pierde la herencia cultural de toda una nación y parte de su identidad”.

Muchas tradiciones han muerto y las nuevas generaciones surgen desconociendo el suelo que pisan. “Cada vez tenemos más generaciones perdidas” asevera Ywanaga y proyecta, del mismo modo, que si en las universidades no se divulga la identidad cultural hay que imaginarse la triste situación del resto de la población en donde la información es poco accesible.

gustavo
Foto: Perú Cultural

La demanda laboral genera competencia entre las universidades lo que convierte a la enseñanza en comercial sin valor humanístico y no se fijan si sus productos están formándose integralmente; primero, con respeto y amor a su propia cultura.

Hoy en día, las mentes de los profesionales tienen como meta primordial alcanzar el puesto más alto para enriquecerse económicamente, pero no se dan cuenta que en la riqueza de su identidad local y nacional hay mejores oportunidades para conseguir la estabilidad económica de todos.

Promover el turismo, la gastronomía y un sin fin de actividades extraídas de la propia cultura genera mayores oportunidades equitativas para cada habitante; además, de darnos una reputación positiva en el ámbito internacional.

Esta utopía podría dejar de serlo si las políticas de Estado se trabajaran entorno a nuestra identidad cultural. Promover y vender nuestra cultura, como lo hacen algunos países (Corea, India, Japón, Norteamérica, entre otros) puede generar más beneficios que en vez de olvidar quiénes somos y estancarnos en las tendencias culturales extranjeras.

Consumir culturas externas sin desplazar la propia es el punto de equilibrio que Gustavo Ywanaga recomienda para no alienarnos y desaparecer como cultura.

——————————————————————————————————————-
NOTA ANTERIOR: FACTOR DE TOLERANCIA CERO.

FACTOR DE TOLERANCIA CERO.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *