Revista | Open Trujillo

La Libertad tercero en corrupción.

Por: Erika Rojas

La corrupción es uno de los delitos más destructivos que desequilibran la situación económica y humanística de un país. Afecta a distintos ámbitos sociales como la educación, la salud, la justicia, la democracia, la prosperidad y el desarrollo humano.

El 31 de octubre del 2003, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y designó al 9 de diciembre como el Día Internacional contra la Corrupción, con el objetivo de concientizar sobre este delito y dar a conocer las funciones que viene desarrollando la Convención para combatirla y prevenirla.

ONU señala que la corrupción “debilita la educación y la salud, socava los procesos electorales y refuerza las injusticias al viciar los sistemas de justicia penal y el estado de derecho. También desvía recursos nacionales y extranjeros, con lo que da al traste con el desarrollo económico y social y acentúa la pobreza” haciendo a los pobres más pobres.

Más del 60% de ciudadanos pone en práctica el soborno, una modalidad de corrupción, que se realiza en instituciones especialmente públicas con el fin de agilizar los trámites de algún proceso.

Nuestro gobierno carece de redes anticorrupción adecuadamente articuladas para enfrentar este problema, que aunque no ha llegado a ser categorizado como cártel, la dificultad de actuar para ubicarlos y contrarrestarlos es mayor cuando los grupos de corrupción están dispersos. Asimismo, la poca intervención como colectividad ante una situación de corrupción genera que el sistema social no tenga un orden y se mantenga el mismo escenario.

Hebert Tassano Velaochaga, funcionario del Instituto Nacional de Calidad (INACAL), señaló que el soborno cobra 1 billón de euros anualmente, a nivel mundial, los que deberían estar destinados a las obras de un país pero se pierde en actos de corrupción que se realizan en las organizaciones. Recomienda, del mismo modo, a las empresas implementar la Norma Técnica Peruana ISO 37001 “Sistema de Gestión Antisoborno”, para erradicar las prácticas de soborno de sus estructuras.

El Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) de la ONG Transparencia Internacional reporta que el Perú es el décimo país, de 176 países evaluados, más corrupto de América Latina. La Defensoría del Pueblo informó que La Libertad ocupa el tercer lugar en el ranking nacional de corrupción, Áncash se posiciona en segundo puesto y Lima domina el primer lugar como el departamento con mayor nivel de corrupción.

La ética es un valor que todos los ciudadanos debemos practicar si queremos un cambio, en la administración de los recursos peruanos, que erradique los problemas de corrupción de nuestro país.

——————————————————————————————————————–
NOTA ANTERIOR: LA MARINERA DEL PAPA

La Marinera del Papa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *