Levitando en las butacasOpen Trujillo | Open Trujillo

Levitando en las butacas

Escribe Wilder Acosta

Nueve de noviembre. La penumbra caía levemente sobre la espalda de la ciudad. Los carros apresuradamente encendían sus faros. Y la noche, mansita y fría, había tendido una alfombra imaginaria sobre el jirón Bolívar hasta el Teatro Municipal por motivo de la final del XIX Concurso Internacional de Canto Lírico. A las siete de la noche algunos vendedores se ubicaron frente a la puerta del recinto. El público ya se arrellanaba en su respectivo asiento.

En trípticos la gala se anunció para las 7:30 p.m. En la tercera hilera de asientos un señor con apariencia de jubilado leía un periódico mientras las pianistas oficiales del concurso conversaban y reían en el quinto palco del lado izquierdo a las butacas de platea. Finalmente a las 7:41 pm el presentador daba la bienvenida al concurso organizado por el CEPROCUT (Centro de Promoción Cultural Trujillo) y presentó en orden a los finalistas.

La primera participante fue la soprano peruana Cristina Conde. Trigueña e interpretó “La mamma morta”, ópera que aparece en una escena de la película Philadelphia cantada por Maria Callas. La pianista costarricense Tanya Cordero la acompañó. Al término un dúo de amigas comentó: “Estaba tímida, no se movió mucho”. Tres presentaciones después fue el turno del tenor peruano Oscar Oré. A él también lo acompañó la pianista de Costa Rica.

La segunda participante fue la soprano guatemalteca Alejandra Flores. Encantadora empezó a entonar seguida de las notas de la pianista Tanya Cordero. “Qué tal voz”, dijo una espectadora de lentes. Después el tenor argentino Dario Leoncini, acompañado de su compatriota la pianista Susana Cardonnet, cantó “De este apacible rincón de Madrid” de Plácido Domingo. Luego, la soprano mexicana Nallely Tenantzin interpretó “Quel guardo il cavaliere” del compositor italiano Gaetano Donizetti. La pianista argentina hizo gala del piano Steinway & Sons.

El jurado calificador compuesto por el español Carlos Fernández, los norteamericanos Raquel Cortina y Jeanie Darnell y el argentino Alejandro Chacón observaba atento las presentaciones desde el primer palco del lado izquierdo de la puerta de entrada. Y así llegó el turno del bajo colombiano Hyalmar Mitrotti. Luego llegó el turno de los mexicanos Rodrigo Petate (tenor) y José Luis Reynoso (bajo). “Me gusta”, susurró emocionada una señora al oír al bajo. Dos presentaciones después fue el turno de un tenor mexicano más: Rafael del Ángel García.

Marcaba el reloj las 8:41 p.m. y los más de 200 espectadores, no querían desentonar con los concursantes y fueron vestidos sport elegante. La soprano norteamericana Sarah Beth Pearson se lució acompañada de la pianista Susana Cardonnet. “A mí me dolería la garganta”, expresó una asistente de manera tímida. Y es que la voz de la soprano elevó de sus asientos al público en los segundos finales. Después, el presentador anunciaba a la también soprano, pero brasileña, Livia Dias, quien con su dulce voz encandiló al público.

La competencia estaba por terminar y se esperaba la última intérprete. En total hubo representantes de ocho países: Perú, Guatemala, Argentina, México, Colombia, E.E.U.U., Brasil y… la última soprano de la noche. Mariana Alamos, de Chile acompañada de Susana Cardonnet, entonó “Canción a la luna” (Rusalka), justo cuando en el cielo se apreciaba un quinto octante de la luna. La letra compuesta por el poeta checo Jaroslav Kvapil dice en español: “Pequeña Luna que desde lo alto en el cielo/ Tu luz ilumina todo/ Y vagas por la superficie de la Tierra/ Bañando con tu mirada el hogar de los hombres/ Detente un momento/ Dime, ¿dónde está mi amor?/ Dile, Luna plateada/ Que es mi brazo quien lo abraza/ Para que se acuerde de mí/ Al menos un instante”. Y así, a las 8: 57 p.m. terminó el Canto Lírico.
Y finalmente los resultados se dieron a partir de las 9:34 p.m. En el estrado aparecieron los cuatro jurados. Y anunciaron a los tres primeros puestos:

PRIMER PUESTO: “Premio Ciudad de Trujillo”, Trofeo de Oro, Diploma de Honor y $ 5,000. 00 USD (Cuatro Mil Dólares estadounidenses). Ofrece Municipalidad de Trujillo-Perú.
* José Luis Reynoso – Bajo -México
SEGUNDO PUESTO: Trofeo de Plata, Diploma de Honor y $ 2,000. 00 USD (Dos Mil Dólares estadounidenses). Ofrece Fundación Backus-Perú.
* Rafael Del Ángel García – Tenor – México
TERCER PUESTO: Trofeo de Bronce, Diploma de Honor y $ 1,000.00 USD (Mil Dólares estadounidenses). Ofrece Banco de Crédito-Perú.
* Sara Pearson – Soprano – EE.UU
El jurado anunció además que los dos primeros puestos, cantarán en un concierto de gala el 27 de setiembre de 2017 en Bogotá, Colombia.

José Luis Reynoso acaparó la atención de todos. “Es la primera vez que salgo de México… Trujillo me pareció una ciudad acogedora. Me encantó la chicha morada, fría es rica” ¿Pero cómo llega al XIX Concurso Internacional de Canto Lírico? Reveló que porque antes colegas suyos ya habían participado en este certamen. “Cuando me enteré de la convocatoria mandé mis videos y así fue como entré al concurso”. José Luis estudió en la Escuela Superior de Música de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Hizo la licenciatura de 5 años. Actualmente es miembro del coro de la ópera nacional de Bellas Artes.
José Luis es además Ingeniero de Minas pero lo suyo, sin duda, es la ópera.

A las 10: 30 p.m. los reflectores débilmente brillaban, el Teatro ya estaba casi vacío. “Definitivamente en Trujillo hay nivel. En Lima no he visto algo parecido”, me comentó, seguro, un joven arquitecto chiclayano que había venido a Trujillo precisamente para apreciar el concurso. Él tenía que regresarse presuroso a su ciudad y esta crónica deja de una vez de aplazar el punto final.

Fotos: CEPROCUT




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *