Opinión | Open Trujillo

Los tres filtros

LA FÁBULA DE SÓCRATES (Los tres filtros).

Por: Erika Rojas

erika

Ilustración: Leslie Molina
leslie

Sócrates era un filósofo de la antigua Grecia, un día un vecino se encontró con el sabio e intentó contarle algo sobre uno de sus discípulos. El distinguido filósofo, ante la urgencia del vecino por dar a conocer su relato, propuso que la narración que se le iba a exponer cumpliera con 3 requisitos fundamentales para aceptar oírla.

Estos 3 requisitos eran 3 filtros por los cuales, Sócrates, consideraba necesarios para revelar cualquier hecho. Los 3 filtros consistían en: Primero, la verdad; cualquier suceso debía haberse comprobado y no solo quedar en un rumor. Segundo, la bondad, aquel suceso no debía comentarse con propósito de mala fe o tener la intención de lastimar a alguien. Por último, la necesidad; es decir, que aquello que el vecino deseaba divulgar debía serle de utilidad a Sócrates.

socrates

Desafortunadamente, la información que el personaje quería dar a conocer no cumplía con ninguno de los requisitos propuestos por lo que, avergonzado, se retiró sin haber contado el “chisme”.

Esta enseñanza de los filtros atribuida a Sócrates, es indispensable para el buen desarrollo humano dentro de la sociedad; sin embargo, su aplicación casi nula causa caos y todos los demás males sociales. Este tipo de proceder daña la conducta humana limitándola en su progreso.

Entonces, asegurémonos de que cualquier información que queremos dar a conocer pase por los 3 filtros mencionados, esto nos dotará de buena reputación humana en el contexto social.

————————————————————————————————————————
NOTA ANTERIOR: PERÚ EN SEMIFINAL

Perú en semifinal.




2 thoughts on “Los tres filtros

  1. Leslie Molina

    Me parece correcto, es necesario saber y distinguir muy bien lo que deseamos comentarle a otras personas, muchas veces no es nada interesante pero si para hacer daño a los demás, como el chisme y la envidia.

    Reply
    1. opentrujillo Post author

      Por eso es bueno darse cuenta que cometemos errores sin pensar previamente lo que se debe decir. Gracias Leslie por tu comentario

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *