Opinión | Open Trujillo

Tuyo o ajeno…

Reading Time: 3 minutes

Procura que no te falte.
By Luciana Hopkins

luciana-hopkins
Sorpresa. Satisfacción. Orgullo. Sí, esos fueron los sentimientos que me invadieron y se apoderaron de mi corazón, aún peruano, al ver el nombre de Camposol en aquellas cajas apiladas de Arándanos, en una reconocida cadena de mercados de los Estados Unidos. ¡Son Blueberries del Perú!. ¡Si! Por un momento el tiempo se detuvo y en mi mente resonaban los versos de nuestro vals Mi Perú, mientras entre mis manos sujetaba unas cajas de Blueberries. Grandes firmes, frescas. Así las ven mi ojos y así saben a mi paladar y al de mi hijo, quien es fan número uno de las Blueberries y especialmente de las Blueberries peruanas.

Sin duda el suelo nacional es uno de los tantos privilegiados y bendecidos por la mano de Dios, quien permite que nuestras tierras sean adaptables y fértiles para la cosecha de esta “Super Fruta”. En menos de 5 años el Perú ha producido más de 78 mil toneladas de arándanos destinados para la exportación. Si bien el comienzo del cultivo inició tímida y silenciosamente, ahora se va escuchando con más fuerza y los resultados se están haciendo evidentes. Según Gestión, «El Perú se ubica entre los cuatro principales países exportadores de la hoy famosa fruta».

Este crecimiento y explosión en el sector exportación del Arándano, es una realidad. Así como ésta otra: El Arándano no es peruano, es ajeno, es foráneo, es gringo. Los nativos americanos los recolectaban y usaban por sus propiedades medicinales y para dar sabor a sus comidas; pero nuestros Incas jamás los conocieron. De allí que nuestra gente no tenga costumbre de comer ni de comprar Arándanos. Al parecer el sabor es muy “delicado” para el paladar de la mayoría de compatriotas quienes gustan y disfrutan de sabores más intensos. El consumo local es muy lento. El principal consumidor y productor es sin lugar a dudas Estados Unidos.

camposol

Sin embargo la super fruta no fue siempre así de famosa y popular entre los propios americanos. Si bien mi hijo come arándanos desde que era un bebé, su padre quien es nativo americano, nunca las había probado sino hasta que entro a la universidad. Cuando le pregunte el motivo, me dijo que durante muchos años las Blueberries no gozaban de popularidad sino más bien eran consideradas exóticas y salvajes. Es sólo a partir de los años cuarenta que la fruta empieza a ganar terreno y ser cultivada en diferentes estados del país, siendo New Jersey el estado pionero y productor por excelencia. Más adelante, a principios de los 90’s, investigadores en salud comenzaron a explorar actividades antioxidantes en la fruta. Diez años más tarde, para el 2000, un estudio científico posicionó a las Blueberries como un ícono de estilo de vida saludable.

Fruta oficial del estado de New Jersey, “La Pequeña Dinamita Azul”, apelativo otorgado por la Asociación de Productores de Blueberries, posee propiedades nutricionales las cuales incluyen alta dosis de vitamina C, fibra y manganeso. Otros estudios siguen investigando sobre otras beneficios enfocados en la salud cardiovascular, del cerebro y en el tratamiento del cáncer.

El consumo de Arándanos en los Estados Unidos sigue creciendo de tal manera que su producción no se abastece para el consumo doméstico, el cual ha crecido en más del 600 por ciento per capita, en los últimos veinte años. Esto no es un accidente, ni es casualidad. Y es aquí donde países clave como Perú, Chile y Argentina, vienen jugando sus mejores cartas ofreciendo cosechas de Arándanos que cumplan con los altos estándares de calidad requerida por el país del norte. Así que tuyos o ajenos mi querido Perú, procura que no te falten Arándanos para seguir exportando y contribuyendo al desarrollo económico de todos los peruanos. ¡Bravo por Perú!.

——————————————————————–
NOTA ANTERIOR: ADIOS A LA NOTA 20

Adios a la nota 20




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *