Revista | Open Trujillo
18902024_10211554019079451_192226560_n

UN BUEN PISCO

TRATÁNDOSE DE TODO

OPINIÓN
Jesús Escamilo

Ciertas polémicas son más nuestras que otras. Algunos, y en su mayoría los temas que se abordan en los medios de comunicación no son tan atractivos y de dominio público, como lo son aquellos donde se aborda directamente la peruanidad y todo lo que puede, y debe significar.

Durante esta semana (y la semana pasada) en medio de un temblor político, al que ya estamos siendo acostumbrados todos los meses, se le suma la controversia de siempre. Al menos desde que probé mi segunda o tercera botella de pisco, y eso fue a los diecinueve años, aún escucho hablar del tema. La pregunta es la misma ¿Es el pisco peruano o chileno? Y la discusión pasaría sobre la mesa como siempre. Pero está historia es larga, y empieza por el año 2000 cuando Chile, siempre atento a todo, dispone que si el pisco peruano entra a territorio mapocho se llame aguardiente de uva.

Es verdad, desde hace mucho se dispone el nombre de pisco chileno, y pisco peruano, cada uno, según su ley en cada país (Aunque solo exista un solo pisco) Hasta ahí, entre bondades y riñas, hemos sabido que el tema nos afecta con claridad, sin embargo, lo último ocurrido en Chile, ya no es solamente escandaloso, sino vergonzoso. Somos un país con arraigos entrañables, donde el recuerdo de un partido contra Ecuador en 2015, está a la par de sentimientos encontrados; de una buena papa a la huancaína, un ceviche, o el conocido arroz con leche con su mazamorra que hizo nuestra abuela o mamá. Y si no lo creyésemos de esa forma, por qué tanto peruano que está disperso en el mundo habla de su comida.

Hablamos también de nuestros héroes, de nuestro mar y nuestra costa, sierra y selva. De nuestra música: la criolla, el vals, el bolero. De las ciudades y su gente. De nuestro Machu Picchu, de nuestro Chan – Chan, o de tantas bellezas que tenemos, y en algunos casos ni siquiera hemos llegado a ir, pero los defendemos porque son nuestros. Es esto también lo que merece el pisco, fuese la denominación de etiqueta de donde venga, pero al final sabemos que es netamente producto peruano, procedencia nuestra.

Pero ¿Qué es lo que viene pasando en nuestro país vecino? Está situación revela algo que antes quizás hemos ignorado. Primero. La edición 2017 del Concurso Mundial de Bruselas se llevará a cabo en Chile del 22 al 24 de agosto, y nos quieren cambiar de nombre, aunque ellos ya lo hicieron con anterioridad (Asuntos de mercado podrán decir) .

Este concurso internacional que, si se traslada a comparaciones por ejemplo deportivas, podría ser igual que un mundial o unas olimpiadas. Por decirlo en cristiano, en el desarrollo de un certamen internacional nos quieren, como decía mi abuela – agarrar de cholitos -. Aunque antes lo venían haciendo, con la ley que prohíbe el ingreso de pisco con su nombre original: pisco, y que necesariamente es cambiado para la exportación al país sureño. Allá lo conocen como aguardiente peruano. Aunque seguro saben, y de sobra que es pisco peruano.

Y mientras puede darse un análisis histórico, social y hasta de producción, porque si se trata de sabores, basta ocuparse en ver lo que dice el resto del mundo sobre nuestro pisco. Bastan solo los hechos. En medio de dimes y diretes, yo tengo razón y tú no. Cinco de los dieciocho productores que se iban a presentar en el certamen, decidieron ya no hacerlo. Y la rectificación muestra que no solo se trata de un nombre o algo por el estilo, se trata de un país. De su reconocimiento. Aunque algunos hoy por hoy lo llamen falso patriotismo. Aunque no se crea el tema, puede llegar hasta ahí. Lo sé, porque mientras pretendo escribir y acabar el primer cigarro de la tarde, un grupo de amigos con los que converso de vez en cuando, y sobre todo los domingos para ir a pelotear, me hacen saber esto. – Y hablaban sobre el tema, sin ni siquiera saber un poco sobre el pisco – más abajo la conversación seguiría con – Hablando de manera general aproximadamente solo el 30 % consume pisco – Y es cierto, no están tan lejos de la realidad. Consumimos más chela y ron, que pisco.

Pero, aunque el tema también pase por el consumo y la promoción del producto ¡Car… es incauto no defender lo nuestro, estimados compatriotas!

——————————————————————————————————————–

NOTA ANTERIOR: SHAMBAR EMPRESARIAL DEL JUEVES.

Shambar Empresarial del jueves.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *