Radio | Open Trujillo
18254304_1441242375941173_1804166300_n

Un Desorden Ordenado.

Por: Fernando Sánchez.

Si hubiera una definición sencilla para este maravilloso género musical sería este: “desorden ordenado”. Conmemorando el Día Internacional del Jazz, la Alianza Francesa organizó un evento artístico- cultural en sus instalaciones.

Esta celebración tiene como objetivo sensibilizar al público en general sobre las virtudes de la música jazz como herramienta educativa y como motor para la paz, la unidad, el diálogo y el refuerzo de la cooperación entre pueblos.
Asimismo, cabe señalar que la celebración fue establecida en el 2011 por la Conferencia General de la UNESCO.

Este evento se llevó a cabo el 29 de abril en las instalaciones de la misma institución a partir de las 7 p.m. y contó con la participación de algunos grupos representativos del género en la ciudad: en trabajo conjunto con el percusionista trujillano Cristian Castañeda Gonzales, José Patrón y su Grupo, Cristian Romero y Festi Blues.

Un baterista, un bajista, un órgano y un cuarto arreglista son los encargados de seducir en esta mágica noche al público que se dio tiempo para venir a la Alianza Francesa.

El público asistente, en su mayoría personas adultas profesionales, personas ligadas al arte y algunos jóvenes, eran cómplices de esta magia musical. Con movimientos suaves intentaban acompañar el ritmo musical de esta noche. Algunos optaban por seguir el ritmo con palmas de acuerdo al ritmo, otros moviendo los pies como imitando el hecho de tocar el bombo de una batería, otros por ahí moviendo la cabeza.

Las miradas centradas al frente del público es una complicidad con los músicos quienes deslumbran con su talento musical. Ritmos suaves, dulce melodía; son los acompañantes perfecto para esta noche mágica de música.

Los temas interpretados fueron bien recibidos por el público espectador, una mezcla de los clásicos del rock pero con un estilo jazz. Una fusión de ritmos rápidos y lentos, rápidos contrastes que causan satisfacción en los oídos de los asistentes. Dos horas de un mágico encuentro donde la música fue un pretexto más para reunir a los trujillanos.

Para el término de esta edición, no hubo más que aplausos y elogios para esta gran puesta en escena. Las sonrisas reflejadas en los músicos evidenciaban lo exitoso que había sido su presentación. Una muestra más de cómo el arte tiene ese poder de conectar a propios y extraños, aunque sea por poco tiempo y poder así olvidar de los problemas que aqueja la ciudad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *