Revista | Open Cultura

Apu Campana

Caminando por la ladera oeste del Cerro Campana: una ruta hacia el pasado, presente y futuro

GUSTAVO
Por: Gustavo Ywanaga Reh
Nuestra provincia, como muchas de nuestro país, presenta una riqueza natural y de legado histórico que simplemente es incomparable. Nuestra ubicación, limitando por el oeste con el mar, al este con la cordillera, al sur con el desierto (ahora por el agro es verde) y al norte con un cerro muy especial: el cerro Campana.

Siempre que es posible elijo rutas para conocer diversos lugares, en bici o caminando, y con la compañía de amigos con las mismas ganas de conocer lo nuestro, obviamente. El sábado pasado, codificado con el místico 10102020, nos tocó conocer la ladera oeste del cerro Campana. El lado este, muchas veces lo había recorrido hace algún tiempo, pero la parte oeste siempre quedaba pendiente, hasta el sábado que se decidió hacer el recorrido.

Como no conocíamos la zona, requerimos el apoyo de un experto: Percy Valladares Huamanchumo, quien es presidente de la Casa de la Cultura y Turismo del distrito de Huanchaco y desarrolla una importante labor de investigación y conservación de la zona con el súper plus de ser nuestro guía para la excursión. Percy no solo fue un magnifico guía, sino que junto a Carlos Ucañán, nos prepararon un magnifico regalo al recorrido, un obsequio al apu de lo emblemático de Huanchaco: un caballito de totora armado y ofrendado a la montaña.

CAMPANA1

Iniciamos el recorrido a pie, encontrándonos con geoglifos de figuras humanas, estructuras de recintos que poco a poco van cediendo al tiempo y erosión en un ecosistema extremo de loma costera. Las figuras humanas nos señalan el camino hacia el corazón del “Apu Campana”. Enormes rocas en quebradas rodeadas de recintos de piedras empleados para ofrendas y/o sacrificios son parte del recorrido, donde impresionantes figuras de piedra (creadas por el cincel del paso del tiempo en conjunción con el agua, temperatura, viento) entre rodales de cactáceas, nos dan la bienvenida.

La humedad, temperatura y altitud han generado micro ecosistemas que dan albergue a una muy variada diversidad de flora y fauna. Guaridas de pumas, aguiluchos que nos sobrevuelan, reptiles diversos que se nos cruzan en un escenario donde la tilandsia es la flora emblemática junto a los gigantescos cactus del genero Neoraimondia.

Bajando de una altura media de las laderas del cerro llegamos a una gigantesca explanada, donde se evidencian estructuras de piedra que alguna vez sirvieron en rituales y que aún hoy, a través de la cultura viva del chamanismo, se siguen empleando. Un templo de gigantescas losas de piedra, donde el recorrido interior nos lleva a diferentes puntos y finalizamos con petroglifos en pequeñas cuevas o grutas de piedra.

CAMPANA2

El Apu Campana, un milenario eje que fuera epicentro de toda la historia de los pobladores de la hoy provincia de Trujillo: desde el periodo lítico, paijanense, chimú, mochica, etc hasta el poblador actual, donde compartieron este escenario natural para rendir honores dejándonos su legado.

Definitivamente un recorrido que con el tiempo deberá ser parte de nuestra oferta turística, amerita si, mucha responsabilidad en el cuidado y en especial la protección de los geoglifos del camino que se encuentran en riesgo por la actividad de las empresas avícolas dado el tránsito de vehículos en diferentes zonas.

———————————————————————————————————————–
NOTA ANTERIOR: VOLUNTARIOS DEL BICENTENARIO

Voluntarios del Bicentenario




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *