Revista | Open Cultura

Identidad y una Bronca

Una visión del cine nacional.
Entrevista a Carlos Granda y José Carlos García, directores del Documental “Identidad” y Daniel Vega y Diego Vega, director de la película “La Bronca”.


Por Fernando Sánchez Castro

El cine es ese vehículo que nos transporta a conocer distintas realidades. Un medio de entretenimiento que puede divertirnos, conmovernos o, incluso, cuestionar nuestra existencia. En palabras del gran cineasta Jean Luc Godard, “El cine no es un arte que filma la vida, el cine está entre el arte y la vida”.
A motivo del FECIT, Festival de Cine de Trujillo, séptima edición, los directores Carlos Granda, José Carlos García, Daniel Vega y Diego Vega compartieron sus impresiones de la realización de sus películas, el proceso de filmación y algunas opiniones acerca de la coyuntura nacional y su relación con la cinematografía.

Una de las películas en mención fue “Identidad”. Película que narra la peripecia de la selección nacional de fútbol en ese largo camino hacia el mundial de éste. En esta película se evidencia esa diferencia entre una primera etapa oscura de la selección peruana, llena de nebulosa y donde, incluso algunos hinchas pensarían que sería más de lo mismo, con un lado más esperanzador; en donde se ve realizada con la clasificación al Mundial.
Para Carlos Granda y José García, el documental fue un “vehículo masivo” debido a la coyuntura que se estaba viviendo; a partir del fútbol, se consideraba que podía haber buen material debido al regreso de la selección peruana al Mundial. Esto, indudablemente, reflejado en el trayecto de las eliminatorias, que transformó los anhelos personales en un objetivo común, motivación suficiente para iniciar una aventura futbolística y poder contar una historia.

Paralelamente viviendo la intensa euforia, la atmósfera que se sentía en todo el ambiente mundial, se decide contar una historia sazonada de identidad con ingredientes ricos en amor a nuestra patria, desde todos los rincones del Perú hasta los dispersos lugares del planeta mostrando matices de la costa, sierra y selva de nuestro territorio, hasta emotivas hermandades en Rusia como gente desconocida que entrelazando sus miradas la filtraban mediante el mapa del Perú.
Los directores consideraron que los elementos más importantes para contar una fabulosa historia fueron: intentar la cercanía a través de un lenguaje fácil, sencillo, coloquial, el cual se pueda entender por toda la sociedad peruana dada su diversidad lingüística, sin basarse en una complejidad extrema, sino más bien que sea como una charla amena que se da entre dos amigos cercanos que hablan de fútbol y su apasionante dulzura.

Tanto “Identidad” de Carlos Granda y José García, como “La Bronca” de Daniel Vega y Diego Vega tuvieron un paso breve por la cartelera local, entre dos o tres semanas. Sin embargo, estas producciones locales deberían ganar un poco más de exposición al público apoyando al cine local.
Además, José García confiesa que no pretende opinar de la realidad de los cines. En el estreno de su película, le gustó sentir el calor de la gente y su emotividad, hecho que provocó lágrimas de emoción en el público espectador y para el autor fue suficiente. Él puede hablar del cine de forma profunda, sin embargo, tuvo un trato lamentable con el distribuidor y los dueños de los cines. Espera que ahora que no hay cine, éstos tengan un poco más de humildad.

Por otro lado, Daniel Vega sostiene que al momento del estreno la película “La Bronca” hubo tres o cuatro películas peruanas estrenadas a la vez. El público que va a ver cine peruano es muy concreto, junto a su estreno estuvo compitiendo con “La Revolución y la Tierra” de Gonzalo Benavente. Además, declara que el cine funciona de acuerdo a las leyes del libre mercado.
Agrega que “La Bronca» tiene un tratamiento audiovisual diferente, se filmó con un solo lente 35 mm. en toda la película. Es una forma de ver distinta, lo siente como su primera película. El hecho de poder estar en salas es muy alentador, aparte que fue positivo el haber participado en algunos festivales, es una película que pretende mostrar una situación y para él se queda satisfecho con que la gente se conectara con ella.

Para Diego Vega, su última película “La Bronca”, sabía que iba a ser distinta, debido al tema de financiamiento, tiene escaso humor, más se ve como un drama utilizando el steady cam (estabilizador de cámara). Se agrega que “La Bronca” no es una película de época, pero sí de contexto, cuenta la década de los 90´s en Canadá donde aprovecharon la nieve del clima local, tratando de hacer sentir la época.
En cuanto a futuros proyectos, los directores consideran que existen planes para seguir desarrollando con el tema de la identidad peruana. Apelando al lado oscuro de la peruanidad. “Identidad” se hizo en un año y medio y a toda velocidad por la coyuntura y considera que se puede seguir explorando el tema de la peruanidad. Hay mucho por contar y ver en el cine local.

En conclusión, en nuestro cine existe una especie de fragilidad, de lo directo, de lo inmediato, de lo espontáneo, y sobre todo de intentar conseguir otras maneras de representar, de construir, de contar la historia con otros ojos, de mirar a los jóvenes de otra manera, de tratar el tema de la identidad, que es un tema tan importante del cine peruano en los últimos años. Así que hay muchas maneras de acercarse al cine de ahora y se debe procurar la inmediatez al público nacional a través de una forma sencilla y divertida, donde ellos se vean representados o sientan esa conexión con los protagonistas que somos todos los peruanos con diferencias, sueños y proyectos, y que al final, se logre acortar las distancias sociales, raciales, culturales para tener una sociedad justa, libre y equitativa. De esa manera, se podrá asegurar un acercamiento más fidedigno con el público nacional.

———————————————————————————————————————
NOTA ANTERIOR: ROLAND GARROS LLEGÓ A SU FIN

Roland Garros llegó a su fin




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *