Revista | Open Cultura

Las Lomas vuelven a sonreír

Con la llegada del Covid-19 a nuestro país, la emergencia sanitaria y las medidas tomadas para evitar, o intentar evitar, la propagación del virus, han creado grandes barreras sociales.


Por: Bruno Quiñonez

El distanciamiento social ocasionó que se restrinjan todas las actividades sociales, algunas poco relevantes como celebraciones y fiestas y otras muy importantes como las actividades de labor social que son de gran ayuda para los sectores económicos más bajos.

Bajo la coyuntura actual, diversas organizaciones públicas y privadas decididas a realizar labores sociales en beneficio de los más necesitados se vieron obligadas a suspender sus actividades, dejando de una u otra manera, desprotegidos a aquellos sectores de bajos recursos que suelen contar con la labor desinteresada de dichas organizaciones.
Afortunadamente, algunas de estas instituciones tomaron cartas en el asunto y respetando los protocolos de seguridad, decidieron salir y continuar con lo que tanto les apasiona, ayudar a los más necesitados. Este es el caso de La Casa de la Cultura Luz Echeverría del distrito de Salaverry y su directora, la trabajadora social Patricia Zevalloz Echeverría.

Desde hace 5 años realiza un enorme esfuerzo en beneficio de la población de Las Lomas en Salaverry, una localidad ubicada a unos 8 kilómetros al sur de nuestra ciudad, donde la humedad, el frio, el difícil acceso, los alarmantes casos de violencia y el desinterés de las autoridades, se mezclan con la crisis económica y sanitaria que azota a todo el mundo, sumando dificultades y carencias para los pobladores de esta zona.
La idea de Luz es innovadora, se busca enriquecer la mente de los más pequeños, para ello se promueve la lectura y los libros, la participación de la niñez en espacios lúdicos y creativos, generar espacios de sensibilización y formación de ciudadanía con temas de la coyuntura actual, además de desarrollar las habilidades en la niñez a través de talleres artísticos. No obstante, bajo la coyuntura actual, el compromiso se extiende, la problemática sanitaria también es prioridad.

“Me falta crecer tía, tengo que crecer hasta el techo” así se refiere Eliseo, un niño con quien Luz denota una gran relación, al recibirla en su casa, esta expresión es muestra de la confianza y aprecio que Luz recibe de los más pequeños, el trato propio de una abuelita cariñosa.
“Que canten, que toquen guitarra, promuévanles el arte, el deporte”, son algunos de los consejos que brinda Casa Luz Echeverría a las personas mayores para con los niños. Asimismo, reitera el compromiso adquirido con este trabajo social. “Las condiciones en que se desarrolla su vida son precarias, es verdad, pero María Paz consigue de una forma u otra disfrutar de su niñez”. El mensaje es ese, no importa la adversidad, con ganas, esperanza y un poco de ayuda, Las Lomas si pueden sonreír.

Pueden ver el video en el fan page de Casa de la Cultura Luz Echevarria en facebook:
https://www.facebook.com/watch/?v=2373327986304717

——————————————————————————————————————–
NOTA ANTERIOR: ANIVERSARIO DE CINEKINESIS

Aniversario Cinekinesis




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *