Revista | Open Cultura

Reflexiones Turísticas

“Muchos coinciden que, tras la cuarentena, nada será igual. ¿Se aplicará también al turismo…?”

erick-aquino
Por: Erick Aquino Montoro (Fotógrafo, Realizador Audiovisual y Consultor en Ecoturismo).

Es conocido para todos que la industria turística está afectada en tiempos de cuarentena, eso es innegable. También sabemos que tenemos un enorme potencial a nivel de nuestros recursos y del variado patrimonio que poseemos; sin embargo, los desafíos van por mejorar las vías de acceso, preparar a la población para que se mejore el trato al visitante y se mejore la calidad de los servicios turísticos.

Iniciamos indicando las valoraciones que hacen algunos autores en la revista: “Pasos”, revista de Turismo y Patrimonio Cultural, al indicar que la industria turística se presenta como una opción fácil para el desarrollo porque depende mayormente de recursos que ya existen tradiciones, gente, paisajes, historia y por lo tanto, no requiere de mayor inversión en capital para infraestructura. Por otro lado, a medida que el turismo se generalizó, los viajeros han ido diversificando sus intereses y volviéndose más exigentes con respecto a la calidad de la experiencia, especialmente en lo que concierne a la búsqueda de entornos naturales conservados y experiencias de contacto con la diversidad cultural.

Imposible de hablar de apoyo y promoción al turismo si es que, en la población, localidades o comunidades con potencial turístico, no se han resuelto los siguientes temas:

Agua potable y desagüe. Esto incide directamente en la calidad de los servicios y en el nivel de salubridad de la población local. Se vincula claramente la incidencia del lavado de manos, y la limpieza que se ha propiciado a raíz de la pandemia. Ojalá que esto se vuelva una costumbre sana para mejorar los índices de salubridad y que no tengamos, por ejemplo, expendio de alimentos en condiciones higiénicas deplorables.

lavamanos

Tener vías de acceso en buenas condiciones es vital, y más, trabajar para que las carreteras estén limpias y no rodeadas de desmonte y basura. No es posible promover experiencias agradables en el turista si es que se va trasladar viendo montones de desechos a los costados de la ruta.

Las políticas y estrategias de manejo de residuos con una agresiva campaña de educación ambiental son urgentes para que se tenga lugares, ciudades, pueblos limpios y bien presentables. La cultura de la limpieza debe complementarse con la conservación y mantenimiento del paisaje respectivo.

Desastroso ha sido la calidad de servicio que ofrecen algunas empresas de transporte terrestre. Somos testigos de que nadie supervisa. Empresas que incumplen con la velocidad mínima, música a alto volumen, asientos poco confortables, sucios, y lo peor, con cinturones de seguridad inservibles. ¿Y los supervisores?, ¿qué hacen?, ¿Se hacen los disimulados…?

La pandemia nos deja aprendizajes positivos. Hay que trabajar y empoderar a nuestras comunidades, no aprovecharse de ellas. Recordemos que el turismo es una cadena de servicios y oportunidades, que promoviéndolo responsablemente puede ayudar a reducir los niveles de pobreza y mejorar la calidad de vida.

——————————————————————-
NOTA ANTERIOR: BUENAS PRÁCTICAS

Buenas prácticas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *